Ir al contenido principal

Paula, de Isabel Allende




En diciembre de 1991 mi hija Paula cayó enferma de gravedad 
y poco después entró en coma. 
Estas páginas fueron escritas durante horas interminables 
en los pasillos de un hospital de Madrid 
y en un cuarto de hotel, donde viví varios meses. 
También junto a su cama, en nuestra casa en California,
 en el verano y el otoño de 1992.

Isabel Allende

Paula y su madre Isabel Allende


"Comenzó a elevarse y yo subí también colgada de la tela de su vestido. Escuché de nuevo la voz de la Memé: No puedes ir con ella, ha bebido la porción de la muerte... Pero me impulsé con mis últimas fuerzas y logré aferrarme de su mano, dispuesta a no soltarla, y al llegar arriba vi abrirse el techo y salimos juntas. Afuera amanecía, el cielo estaba pintado con brochazos de oro y el paisaje extendido a nuestros pies refulgía recién lavado por la lluvia. Volamos sobre los valles y cerros y descendimos por fin en el bosque de las antiguas secoyas, donde la brisa soplaba entre las ramas y un pájaro atrevido desafiaba al invierno con su canto solitario. Paula me señaló el arroyo, vi rosas frescas tiradas en la orilla y un polvo blanco de huesos calcinados en el fondo y oí la música de millares de voces susurrando entre los árboles. Sentí que me sumergía en esa agua fresca y supe que el viaje a través del dolor terminaba en un vacío absoluto. Al diluirme tuve la revelación de que ese vacío está lleno de todo lo que contiene el universo. Es nada y es todo a la vez. Luz sacramental y oscuridad insondable. Soy el vacío, soy todo lo que existe, estoy en cada hoja del bosque, en cada gota de rocío, en cada partícula de ceniza que el agua arrastra, soy Paula y también soy yo misma, soy nada y todo lo demás en esta vida y en otras vidas, inmortal."

Adiós, Paula, mujer.
Bienvenida, Paula, espíritu.

Fragmento de la novela "Paula" de Isabel Allende.


Entradas populares de este blog

Descripción: la casa colonial

La casa colonial mira el transcurso del tiempo entre susurros ancestrales de un pasado demasiado arraigado a las tradiciones. Es baja, con techo de tejas y paredes muy gruesas de tapia. Las puertas se hallan construidas en madera, con molduras labradas a mano. Las ventanas poseen enrejados de hierro negro a manera de encaje. Esos arabescos inconfundibles son, más allá de los años, una muestra cabal de su estilo. Las habitaciones amplias son frescas en verano y templadas en invierno y enmarcan un matizado patio cubierto de baldosas al que da sombra una parra de tronco retorcido; perfuma el ambiente, el jazmín del país que recuerda, quizá, los pasos de algún abuelo centenario. En medio de ese vasto lienzo con gradaciones de color, se ve el aljibe donde se recogía, antiguamente, el agua de lluvia que corría por los tejados y resbalaba por las canaletas. Su roldana está quebrantada por la herrumbre; ya no gira… A veces, cuando el viento la mueve, trae voces de una historia patriarcal acendra…

Ensayo: la soledad interior

La soledad interior puede despertar paulatinamente con los años y llegar cargada de cadenas rumbosas, creando su propia identidad a través de nuestras vivencias para atraparnos con su fuego y con su aire. Es una rival astuta, sumisa y bravía, que tiene, en su paradigma, la última palabra. Intenta escuchar gritos frente a un huracán de silencios, temblores de pasos en cuartos desiertos, cuerdas rotas de violines…, pero jamás se inmuta. Es el choque inesperado entre dos fuerzas combatientes que se esfuma por los recodos áridos y por la endeblez de las sílabas: la soledad y la búsqueda del equilibrio frente al hueco existencial que parece eterno, poblado de fantasmas, pretérito y detenido.
Entre los espacios vedados, habita su miseria presa por el hálito que envuelve la libertad en sus propias redes. Vuelve la insidia de los minutos a caminar los pasos de las ausencias, entregados a ecos difusos que buscan la resurrección de la alegría.
La soledad no entiende de la fugacidad del tiempo y d…

Vanidades

Días antes de morir, la tía Catalina les dijo a las señoras del geriátrico:  -Quiero volver a casa. Necesitaba regresar a su edificio de dos plantas ubicado en la esquina más importante del pueblo. Pero no era posible, ahora estaba recluida en una caverna húmeda que en nada se parecía a la mansión de su juventud. Pasaba frío y ya no tenía apetito por la misma angustia del abandono.
Soltera, anciana, y con su acostumbrado mal humor, la tía Catalina seguía siendo la misma porque toda la vida había hecho su voluntad en aquel mundo de frivolidades, quejas y reproches donde gobernaba y combatía para imponer su nombre.
-Una mujer de clase se nota en la postura; no necesita llevar un vestido caro-decía con vanidad.
Tía Catalina se mantuvo inconmovible ante la muerte de sus padres y hermanas con las que peleaba siempre. Sobrevivió a todos ellos y todavía le quedaban fuerzas para reclamar derechos, molestar a la familia y creer que podía dominar territorios ajenos.
Ni siquiera el hecho de per…
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...