Ir al contenido principal

Vengar el agravio



Volegov



        Los caudillos, jefes de tierra adentro, idealistas y corajudos, peleaban por un país unido y federal. Así era Facundo Díaz, arbitrario como ninguno a la hora de dar las órdenes.

Vivía en su estancia cerca de una población con casitas de adobe, calles angostas y arboledas extensas. Tenía varios empleados: hombres y niños que criaban animales, esquilaban, lavaban la lana… y mujeres que tejían frazadas y tapices, alfombras y prendas de vestir. En una pared, colgado, conservaba un retrato pintado a mano de Juan Facundo Quiroga, el mítico “Tigre de los Llanos”.

Laura Peñaloza era una criada que el dueño del establecimiento humillaba a menudo porque le molestaba su andar reprimido y servicial. Don Facundo odiaba los pusilánimes.

Una tarde, Laura entró al cuarto del patrón; el anciano permanecía inmóvil y afiebrado. De lejos vio al niño Faustino, su nieto, jugar en sus brazos con el rostro de manzana y la respiración sonora y profunda. Ella despreciaba a los padres de esa criatura por haber ofendido su dignidad con el solo fundamento de ser la esclava; el ser que renegaba de su ignorancia pero que sabía de las miserias de esas personas que se consagraban a los cultos.

Laura retrocedió con los ojos entornados y repletos de lágrimas. Derribó un botijo antiguo que estaba sobre el cajoncito de las medicinas. El abuelo no se inmutó. Al lado de la cama, un brizo envuelto en lanas celestes esperaba la siesta para atrapar a Faustino y guardarlo en su sopor.

Un destello de furia se apoderó de Laura mientras su mano se aferró al borde de la cama donde Facundo Díaz dormitaba. Repudiaba a esa familia; el filo de un cuchillo asomó en su delantal... En ese momento, el niño comenzó a llorar. Ella retrocedió nuevamente. Ese lamento penetró en su alma como un ensordecedor grito que magulló sus vísceras, entonces volvió junto al lecho, levantó a Faustino y lo cubrió con un manto blanco. Sin hablar, poseída por un endemoniado salvajismo, huyó por el camino hasta llegar a “El Portezuelo”. Buscaba la venganza… Escuchó el silbato de un tren que transportaba madera, que se talaba en los bosques, hasta el puerto de Buenos Aires. Siguió corriendo por el paraje que bordeaba “Las Sierras de los Llanos”, donde los sedimentos milenarios forjaban siluetas raras como la de “El Loro”: una figura con alas entreabiertas…

La criada se quedó mirando la imagen, sumergida en un universo de seres arcaicos: tribus que buscaban la resurrección y brazos que acunaban a un bebé.
Laura Peñaloza siempre quiso tener un hijo…


                                                       Luján Fraix-1998

Entradas populares de este blog

Descripción: la casa colonial

La casa colonial mira el transcurso del tiempo entre susurros ancestrales de un pasado demasiado arraigado a las tradiciones. Es baja, con techo de tejas y paredes muy gruesas de tapia. Las puertas se hallan construidas en madera, con molduras labradas a mano. Las ventanas poseen enrejados de hierro negro a manera de encaje. Esos arabescos inconfundibles son, más allá de los años, una muestra cabal de su estilo. Las habitaciones amplias son frescas en verano y templadas en invierno y enmarcan un matizado patio cubierto de baldosas al que da sombra una parra de tronco retorcido; perfuma el ambiente, el jazmín del país que recuerda, quizá, los pasos de algún abuelo centenario. En medio de ese vasto lienzo con gradaciones de color, se ve el aljibe donde se recogía, antiguamente, el agua de lluvia que corría por los tejados y resbalaba por las canaletas. Su roldana está quebrantada por la herrumbre; ya no gira… A veces, cuando el viento la mueve, trae voces de una historia patriarcal acendra…

Ensayo: la soledad interior

La soledad interior puede despertar paulatinamente con los años y llegar cargada de cadenas rumbosas, creando su propia identidad a través de nuestras vivencias para atraparnos con su fuego y con su aire. Es una rival astuta, sumisa y bravía, que tiene, en su paradigma, la última palabra. Intenta escuchar gritos frente a un huracán de silencios, temblores de pasos en cuartos desiertos, cuerdas rotas de violines…, pero jamás se inmuta. Es el choque inesperado entre dos fuerzas combatientes que se esfuma por los recodos áridos y por la endeblez de las sílabas: la soledad y la búsqueda del equilibrio frente al hueco existencial que parece eterno, poblado de fantasmas, pretérito y detenido.
Entre los espacios vedados, habita su miseria presa por el hálito que envuelve la libertad en sus propias redes. Vuelve la insidia de los minutos a caminar los pasos de las ausencias, entregados a ecos difusos que buscan la resurrección de la alegría.
La soledad no entiende de la fugacidad del tiempo y d…

Vanidades

Días antes de morir, la tía Catalina les dijo a las señoras del geriátrico:  -Quiero volver a casa. Necesitaba regresar a su edificio de dos plantas ubicado en la esquina más importante del pueblo. Pero no era posible, ahora estaba recluida en una caverna húmeda que en nada se parecía a la mansión de su juventud. Pasaba frío y ya no tenía apetito por la misma angustia del abandono.
Soltera, anciana, y con su acostumbrado mal humor, la tía Catalina seguía siendo la misma porque toda la vida había hecho su voluntad en aquel mundo de frivolidades, quejas y reproches donde gobernaba y combatía para imponer su nombre.
-Una mujer de clase se nota en la postura; no necesita llevar un vestido caro-decía con vanidad.
Tía Catalina se mantuvo inconmovible ante la muerte de sus padres y hermanas con las que peleaba siempre. Sobrevivió a todos ellos y todavía le quedaban fuerzas para reclamar derechos, molestar a la familia y creer que podía dominar territorios ajenos.
Ni siquiera el hecho de per…
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...