Translate

Lo más visitado

domingo, 23 de julio de 2017

El silencioso grito de Manuela (I cap, segunda parte)



Carl Vilhelm Holsøe


Los esposos eligieron la Costa del Sol para ir de luna de miel por sus características mediterráneas. La región se dividía en dos sectores: el occidental, desde Málaga hasta Estepona y el oriental, que se hallaba entre Málaga y Nerja. Existían kilómetros de playas y de vegetación exótica cerca de puerto Banús, de Marbella, de la Benlamádena o Torremolinos.
Justamente en ese año la Costa del Sol se había transformado en zona turística, con los mejores campos de golf de toda España.

Manuela y Julián recorrieron los “Pueblos Blancos” que se asentaban en las montañas o sobre las colinas con su típica arquitectura morisca.
En el restaurante “La Reja” cenaron: gazpacho, paella, frituras de pescado, jamones serranos, ternerita a la Sevillana… rodeados de un ambiente de maquillajes vivos por la emoción de la presencia de esos enamorados. Había quienes cantaban o bailaban sin esperar el aplauso como en una secuencia de cine mudo. Ambos concentraban el sentimiento en el goce de lo impredecible, con el lenguaje ajeno de malicia pero distante de la auténtica unión.

Ese viaje fue muy sugestivo e inolvidable para los dos aunque Manuela se descompensaba, a menudo, por el cansancio y el calor; es que era una persona débil que le gustaba sólo la tranquilidad de su hogar y allí, en ese reducido mundo de cuatro paredes, ella encontraba la paz y la felicidad. No necesitaba ir a buscarla afuera porque para Manuela era perder el tiempo; el vacío se profundizaba y la soledad interior interpretaba personajes dentro de su espejo. Ese hueco, impensado para muchos y no comprendido para otros, no se rellenaba con nada.
A Julián, algo soberbio, le fascinaban los itinerarios de leyenda cuando los caminos y las paredes amuralladas tenían historias escritas por algunos turistas guerreros que no sabían de la quietud de los fondos, sólo del frenesí de la conquista. La pasión y la curiosidad, a veces, lo desviaban de los placeres del amor.

Manuela y Julián no pensaban lo mismo pero se querían con un extraño disfrute de años acumulados, como viejecitos a media luz, sin estridencias pero con algunos mandatos que delineaba ese caballero con gobierno propio.



La casa en Barbastro los recibió abiertamente, después de la boda, con los canteros floridos y sus balcones de hierro forjado; el alero culminaba en un volado labrado en madera que combinaba piedras y tejas en esquinilla: un arte que había recibido la influencia catalana.
-¡Qué es esto!-dijo Julián enojado por los arreglos exteriores que delataban su fortuna. Reconoció que no era él, educado en un colegio para monjes y entregado después a una vida mundana, quien debía responder con improperios.

Las habitaciones olían a café suavizado con leche, bizcochos y “sabaos” o masas dulces como simulacros vivientes de un jolgorio pintado por una mano conocida. Los sillones estaban cubiertos con tafetanes y galones de oro que contrastaban con el albo ropaje de Manuela. (Fragmento)

Luján Fraix

sábado, 22 de julio de 2017

La casa de Jane Austen





El pueblo se encuentra dentro del Parque Nacional South Downs y se ha transformado en un lugar famoso y concurrido porque allí se halla la casa de Jane Austen en la que vivió los últimos ocho años de su vida.


La vivienda de la famosa escritora "Casa Chawton" (Inglaterra) es en la actualidad museo y la visitan 30.000 personas al año.


Ella la habitó desde 1809 hasta 1817 junto a su madre y su hermana Cassandra. Escribió durante ese tiempo cuatro novelas.




Entre los elementos del mobiliario se encuentran: el piano Clementi (1810) y un Hepplewhite oficina de estantería que contiene varias de sus obras; además de dormitorio, cocina, jardín y hasta el horno de leña situado fuera de la casa o el carruaje en el que Jane y Cassandra solían desplazarse.


Entre sus actividades realizaba reuniones y era el "alma" de la familia, inventaba historias y organizaba juegos mientras tocaba canciones en el piano. En la casa se alojaban muchos de sus familiares que venían a pasar unos días como primos, tíos, etc.


Un día en la vida de Jane Austen en Chawton podía incluir comidas en reunión, largas caminatas y coser a la tarde.
Sin duda, una escritora inolvidable, con una vida única y mágica como sus libros.




miércoles, 19 de julio de 2017

Diario de Pablo Neruda: Matilde Urrutia, mi mujer





Mi mujer es provinciana como yo. Nació en una ciudad del Sur, Chillán, famosa en lo feliz por su cerámica campesina y en la desdicha por sus terribles terremotos. Al hablar de ella le he dicho todo en mis "Cien poemas de amor..."

Matilde, nombre de planta o piedra o vino,
de lo que nace de la tierra y dura,
palabra en cuyo crecimiento amanece,
en cuyo estío estalla la luz de los limones...

Tal vez estos versos definen lo que ella significa para mí. La tierra y la vida nos reunieron.

Aunque esto no interesa a nadie, somos felices. Dividimos nuestro tiempo común en largas permanencias en la solitaria casa de Chile. No en verano, porque el litoral reseco por el sol se muestra entonces amarillo y desértico. Si en invierno, cuando en extraña floración se viste con las lluvias y el frío, de verde y amarillo, de azul y púrpura. Algunas veces subimos del salvaje y solitario océano en la nerviosa ciudad de Santiago, en la que juntos padecemos con la complicada existencia de los demás.

Matilde canta con voz poderosa mis canciones. Yo le dedico cuanto escribo y cuanto tengo. No es mucho, pero ella está contenta. Ahora la diviso cómo entierra los zapatos minúsculos en el barro del jardín y luego también entierra sus minúsculas manos en la profundidad de la planta. De la tierra, con los pies y manos y ojos y voz, trajo para mí todas las raíces, todas las flores, todos los frutos fragantes de la dicha.


martes, 18 de julio de 2017

4to Premio Literario Amazon (Indie)




¡Amazon KDP va a Argentina! 
Nuestro 4.º Premio Literario Amazon 
abre sus inscripciones del 1 de julio al 31 de agosto,
 y nos encantaría contar con tu participación. 
Con este motivo, celebraremos un taller para hablar acerca del proceso de autopublicación y recomendaciones de marketing para autores independientes.

Evento: Taller Premio Literario Amazon 2017.
Lugar: Hotel InterContinental - Salón Picasso, Buenos Aires.
Día y hora: Jueves 20 de julio, de 4:30 a 6:30 p.m.

----------------------------------------------------------------

He recibido este e-mail y estoy considerando la posibilidad de participar. No he tenido mucha suerte desde que subí algunos libros en esa plataforma pero lo considero una posibilidad más. Yo nunca me quedo quieta y he decidido seguir luchando... Todo me ha costado mucho y más desde Argentina.

Es por eso que me alegra que ahora los autores Argentinos tengan más oportunidades en ese sentido. Yo sé que Amazon es negocio pero yo busco reconocimiento, que me lean, estímulos a mi escritura (no quiero llamarlo trabajo) porque para mí es dicha, felicidad... Si después gano algo de dinero bienvenido sea pero no es mi prioridad.

En este enlace encontrarán las bases para poder participar, el año pasado creo que una escritora argentina llegó a ser finalista y eso te da más visibilidad y te coloca en mejor lugar dentro de la tienda de Amazon. Aparte de que te llevas el premio más importante para mí, el reconocimiento.



domingo, 16 de julio de 2017

¿Para qué escribo?


Duy Huynh
                       
                             Quiero    dormir. Estoy esperando la lluvia...
A veces, se detienen las horas en la incasable búsqueda de un sueño. Se agota el alma de tanto creer en imposibles. 

¿Por qué cuesta tanto caminar?

El tiempo se confunde con la distancia y las horas son esferas que giran en el cosmos llevándose la risa.

Está nevando en algún lugar y la magia de la palabra se transforma en sueño inalcanzable.

¿Para qué escribo tanto? ¿Para quién?

Horas, días, años... eternidad...



Luján Fraix-2017

sábado, 15 de julio de 2017

El silencioso grito de Manuela (cap I, primera parte)




Carl Vilhelm Holsøe



I




En la comunidad autónoma de Aragón, al norte de España, junto a los Pirineos, en la provincia de Huesca, se hallaba Barbastro, la capital de la comarca de Somontano, en una ciudad que guardaba tesoros en medio de las montañas. Cada calle pedregosa mostraba la tortuosa vida de los habitantes, entre anticuarios y artistas, que estaban dispuestos a fingir y a esconder sus retorcidas ideas.

En la iglesia de San Francisco, templo original del siglo XVI, se casaron en el año 1960, Manuela y Julián Costa Río en una ceremonia sobria y sin la presencia de demasiados familiares porque a ella no le interesaban los escenarios ni el glamour de los atuendos y menos la hipocresía que demostraban algunos que decían ser sus amigos. Podían concurrir a la boda viñadores, vendedores de madera, toneleros, posaderos y gente de alta sociedad; Manuela no los veía porque su preocupación no eran los intereses terrenales.

El edificio reproducía los portales propios de su folklore en los muros utilizando ladrillos rojos y en las galerías arquillos de medio punto que culminaban con un vértice o esquina original de la arquitectura histórica. Era una visión especial de siglos marcados por el genio y la sabiduría de grandes cultores del arte. La luz llegaba a una especie de antro donde los novios se entregaban a la gloria del campanario.

Manuela era una mujer sumisa y agradable, demasiado dadivosa y consagrada a los rezos como resultado de su estructurada educación religiosa. Julián se dedicaba al comercio de automóviles en un negocio que tenía ubicado frente al palacio de Argensola. Él era ambicioso y le gustaba demostrar más de lo que poseía pero puertas adentro porque envolvía con un velo su casa de picaporte herrumbrado para ocultar sus finos muebles, los trajes caros que nunca usaba y las joyas que le regalaba a Manuela. Ella no sabía ni quería lucirlas pero las admiraba acariciándolas dentro de la caja de música de su madre. Daba la imagen de una mujer poco elegante y tímida ocupada en reparar sus medias y remendar el guardarropa. (fragmento)

--Luján Fraix


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...